.........................................................................
.........................................................................

.........................................................................

> ensayo_05 {17.07.2008}
Distraer aleatoriamente la tónica dominante de un grupo de trabajo.
síntesis e_05.pdf

 

 

.........................................................................
.........................................................................
.........................................................................
.
.........................................................................
.........................................................................
.........................................................................


>
diario de proceso

14 de julio de 2008
13 alumnos y 2 conductores se encuentran, por primera vez, en el aula de una escuela para dar inicio a un taller de 5 días cuya estrategia pretende ser enfrentar posiciones, provocar discusión, forzar posicionamientos y cuestionar la base de cada uno de los trabajos, poniendo especial atención en la argumentación discursiva. Al mediodía comparten todos la comida, con otras 15 personas, en una larga mesa situada en el claustro de la escuela. Las gaviotas se ríen al pasar.

15 de julio de 2008
Segundo día de taller. Las gaviotas siguen riéndose de nosotros.

16 de julio de 2008
Los conductores encargan al grupo pensar y/o realizar en 24h una idea para ser presentada y defendida individualmente delante del grupo.

17 de julio de 2008
Busco una serie de elementos disruptivos que den cuerpo al ensayo y cuyo tono se asemeje a las gaviotas y a la risa del conductor 1. Todo está listo en el cuarto de ordenadores, contiguo al aula del taller, donde el agente especial F tiene las pautas de actuación. El ensayo está a punto de empezar.

El aula está llena. Han llegado todos los alumnos y los conductores están listos. Se respira nerviosismo. Se escoge al primer orador, se coloca en la cabecera de la gran mesa y se inicia el primer tiempo
de las defensas. El grupo, sentado alrededor de la mesa, mira y lo escucha atentamente. Los conductores se encuentran en un segundo plano, un poco apartados de la mesa. Después de 10 minutos y 30 segundos entra en escena el primer elemento disruptivo. El orador enmudece, su rostro se congela por un momento, algún cuerpo se sobresalta, el conductor 1 exclama, el grupo ríe y alguien lanza una hipótesis sobre la naturaleza de la interrupción, responsabilizando a los operarios del cuarto contiguo. La oradora trata de retomar su discurso, pero ha olvidado donde lo dejó. Alguien le recuerda sus últimas palabras y prosigue la presentación tras 64 segundos de interrupción.



Tras 4 minutos irrumpe otro elemento. Recibido ya como algo sospechoso, rápidamente se busca a un culpable. El acusado no se declara culpable y la presentación prosigue tras 46 segundos de interrupción. El primer orador termina su defensa, y el siguiente es llamado al púlpito. A los 53 segundos irrumpe otro elemento que el orador consigue sobrellevar sin interrumpirse. Pasados 10 minutos una nueva estridencia se cuela en el aula, sobreponiéndose a las apreciaciones del conductor 2 durante 10 segundos.


Tras 35 minutos sin apariciones irruptoras el agente especial F se acerca a mi y discretamente me entrega un papel doblado:



Llega el entretiempo y el grupo se disemina en busca de alimento. La culpabilidad del acusado es ya manifiesta. Aún así, el acusado decide reprogramar el dispositivo para seguir con la intervención hasta el final del segundo tiempo. Debido a la improvisación de la situación, el control del ensayo no sólo queda en manos de F, sino que se reparte entre otros agentes, también externos al grupo de trabajo, que sin saber lo que sucede en el aula, son instados a activar el dispositivo cuando quieran, a lo largo del segundo tiempo.


Inicio del segundo tiempo. El aula vuelve a estar llena, la puerta cerrada y el siguiente orador ocupa su lugar. La presencia de los elementos disruptivos es ya asumida por los miembros del grupo, quienes a lo largo del segundo tiempo irán relacionándose con ellos con más o menos comodidad.

Al llegar mi turno me declaro culpable del fenómeno irruptor. No se produce, durante mi defensa, ninguna interrupción del dispositivo. Es, en cambio, mi propio teléfono quien provoca una interrupción inesperada. La intervención termina tras 4 horas y media.

24 de febrero de 2009
Recibo el registro de las presentaciones del 17 de julio de 2008




>
registro





Meses más tarde recibo el registro de las presentaciones del 17 de julio de 2008, recuperando, de las 4 horas y media, 18 minutos y 40 segundos de discursos fragmentados, interrumpidos, relativos.




......................................................................... ......................................................................... .........................................................................